Nuevo enfoque de dos niveles para las “normales climatológicas”

Nuevo enfoque de dos niveles para las “normales climatológicas”

1

Publicado

1 Junio 2015

El Congreso reconoce la necesidad urgente de incorporar el cambio climático a la adopción de decisiones

La Organización Meteorológica Mundial (OMM) introducirá un nuevo enfoque de dos niveles con respecto a los períodos de referencia de 30 años relativos a los datos climáticos al objeto de tener en cuenta el rápido ritmo del cambio climático y las necesidades de información climática actualizada para fines operativos.

Como el clima varía naturalmente de un año para otro, los climatólogos utilizan medias estándar de 30 años de las temperaturas, las precipitaciones y otras variables con el fin de definir, por ejemplo, la magnitud actual de una ola de calor o de una tormenta de lluvia desde una perspectiva histórica. Esas medias históricas de 30 años se denominan “normales climatológicas” y pueden calcularse a escala local, nacional o mundial.

Hoy en día las normales climatológicas se actualizan una vez cada 30 años y, en la actualidad, el período oficial de referencia para esas normales es 1961-1990. Los datos promediados resultantes se denominan normales climatológicas reglamentarias de la OMM. Sin embargo, el aumento de las concentraciones atmosféricas de los gases de efecto invernadero está cambiando el clima de la Tierra mucho más rápido que antes. Por consiguiente, es posible que las instancias decisorias de los sectores e industrias sensibles al clima, tales como los de la gestión del agua, la energía, la agricultura o la viticultura, estén adoptando decisiones importantes sobre la base de información que puede haber quedado obsoleta.

El Congreso Meteorológico Mundial, órgano máximo de la OMM para la adopción de decisiones sobre las normales climatológicas, aprobó una resolución según la cual la Organización actualizará las normales climatológicas reglamentarias con fines operativos cada diez años y utilizará el lapso 1981-2010 como período de referencia actual. No obstante, mantendrá 1961-1990 como período histórico de referencia con el fin de apoyar las evaluaciones del cambio climático a largo plazo.

“En un mundo en el que el clima está cambiando rápidamente, necesitamos actualizar las normales climatológicas con más frecuencia que en el pasado para que sigan siendo útiles”, dijo Thomas C. Peterson, presidente de la Comisión de Climatología de la OMM y científico principal de los Centros Nacionales de Información Medioambiental de la Administración Nacional del Océano y de la Atmósfera (NOAA).

“Pero, al mismo tiempo, necesitamos mantener la referencia histórica con objeto de que el público y los científicos entiendan a qué ritmo está evolucionando el cambio climático”.

Muchos servicios meteorológicos nacionales ya han empezado a utilizar un período de 30 años más reciente -esto es, el período comprendido entre 1981 y 2010- para los servicios operativos, como las predicciones de la carga de energía máxima y las recomendaciones sobre la selección de cultivos y el período de siembra. Una consecuencia de ello es que los períodos de referencia varían según los investigadores y los servicios meteorológicos, lo que se traduce en comparaciones incoherentes.

El cambio a períodos de referencia de dos niveles contribuirá a armonizar y normalizar los diferentes enfoques nacionales y facilitar las comparaciones internacionales.

La nueva regla técnica sobre el “Cálculo de las normales climatológicas reglamentarias” aprobada por el Congreso implica que todos los países van a empezar a utilizar el período 1981-2010. Ese período se actualizará cada diez años, de modo que la normal climatológica de 30 años que se utilizará en el decenio de 2020 será la correspondiente al período 1991-2020. No obstante, se mantendrá el período de referencia 1961-1990 para evaluar el cambio climático mientras no haya una razón científica de peso para cambiarlo.

Las computadoras y los sistemas de gestión de datos climáticos cada vez más potentes de hoy en día hacen que actualmente sea mucho más fácil realizar actualizaciones frecuentes, que conllevan el análisis de enormes cantidades de datos climáticos. Otra ventaja de las actualizaciones decenales es que permitirán incorporar a las normales climatológicas con mayor rapidez los datos obtenidos de estaciones meteorológicas recién establecidas.

Share this page