Esferas de interés

Esferas de interés

En el marco de su mandato en las esferas del tiempo, el clima y el agua, la OMM se ocupa de diversos aspectos y cuestiones, que van desde las observaciones, el intercambio de información, la investigación, la predicción meteorológica, las alertas tempranas y el desarrollo de la capacidad hasta la vigilancia de los gases de efecto invernadero y los servicios de aplicación, y mucho, mucho más.

Energía

Los sistemas energéticos son el motor del desarrollo económico y social. La energía es esencial para casi todos los aspectos del bienestar humano, como, por ejemplo, el acceso al agua, la productividad agrícola, la atención de la salud, la educación, la creación de empleo y la sostenibilidad ambiental. Las inversiones en energía representan una proporción importante del producto interno bruto (PIB) y las emisiones por el uso de energía constituyen la mayor parte de las emisiones antropógenas mundiales de gases de efecto invernadero (GEI).

Medio ambiente

Toda forma de vida depende de un planeta sano. Sin embargo, los sistemas interconectados que conforman el entorno natural −la atmósfera, los océanos, los cursos de agua, la tierra, la capa de hielo y la biosfera− se ven amenazados por las actividades humanas.

Peligros naturales y reducción de riesgos de desastre

Los peligros naturales son fenómenos meteorológicos y climáticos severos y extremos que se producen en todo el mundo, si bien algunas regiones son más vulnerables a ciertos peligros que otras. Los peligros naturales se convierten en desastres cuando destruyen vidas humanas y los medios de subsistencia.

Océanos

La OMM ayuda a los Miembros a implantar sistemas coordinados a escala nacional y regional que permitan reducir al mínimo las pérdidas de vidas y los daños causados por los ciclones tropicales. Apoya asimismo la pesca sostenible por medio de las observaciones y los análisis meteorológicos y climáticos.

Regiones polares y de alta montaña
Ya no hay duda de que estos cambios reflejan los efectos de la actividad humana en otros lugares de la Tierra y de que, si continúan, tendrán grandes repercusiones en la sociedad a nivel planetario. Por este motivo, la vulnerabilidad de las regiones polares se considera cada vez más una cuestión de importancia mundial.
 
Salud pública

La salud humana y el bienestar de las personas y las comunidades están estrechamente relacionados con las condiciones meteorológicas y climáticas. Por ello, a través de sus Miembros, la OMM pone servicios meteorológicos y climáticos a disposición del sector de la salud pública. Además, en 2014, la OMM se asoció con la Organización Mundial de la Salud (OMS) para crear la singular Oficina Conjunta para el Clima y la Salud, que se encuentra ubicada en la sede de la OMM.

Desarrollo urbano – Megalópolis

Actualmente, unos 3 500 millones de personas residen en zonas urbanas. Se prevé que en 2050 esta cifra se eleve a 6 300 millones, pasando así de representar el 50% de la población mundial a constituir más del 70%. Si bien las ciudades son centros de creatividad y progreso económico, también padecen múltiples problemas ambientales debido principalmente a la contaminación del aire y a peligros relacionados con el tiempo, el clima y el agua.